Negocios Inmobiliarios (598) 262 87 627 Llamar (598) 99297235 Llamar 26 de Marzo 3393 of. 201 mapa Lun. a Vie. 9:00 a 18:00 hs
Bienvenido/a : Invitado

La crisis económica en Europa

Opinión sobre sus consecuencias

No es cierto que si en España, Grecia o Italia hay una crisis, todos los demás países están asimismo en riesgo

El economista Andrew Freris, Jefe de inversiones de BNP Paribas en Hong Kong, rechaza que se globalice una crisis, que a su juicio, es de unos pocos países europeos. Estima que Grecia no saldrá de la eurozona y afirma que Estados Unidos tendrá una crisis a principios de 2013 por irresponsabilidad política. A continuación, un resumen de la entrevista.

-¿Cómo ubica en el contexto internacional la crisis que está viviendo Europa?

-Ha habido un tratamiento globalizante de esta crisis que no es correcto. Podemos advertir algún riesgo en Estados Unidos y en Japón, que a largo plazo puede tener problemas, pero en el resto de Asia no hay ninguna señal, tampoco en Australia.

Se intentó generalizar el enfoque diciendo que si pasa en unos pocos países de Europa, están todos en riesgo. No es así, en Brasil no pasa, ni en Uruguay, ni en Chile. Argentina es otra cosa, un desastre hecho por los argentinos pero no tiene puntos de contacto.

-Comenzó en los países periféricos, pero hoy afecta también a España e Italia. ¿No es minimizar la crisis ubicarla solo en esos países?

-Es un tema de algunos países, que detonó una crisis filosófica, por la manera en que se ha planteado políticamente, de desembolsar los costos necesarios para mantener intacta la Unión Europea, sin que salgan Grecia, Portugal o España. No es solo una cuestión económica o de las finanzas de esos países. No podemos hablar de una crisis económica, sino de una crisis de voluntad política.

-¿Qué significa eso?

-Que en realidad llevamos a algo global un problema que es grave, pero que se debería restringir a unos pocos. Es necesario enfatizar que la Unión Europea es una unidad, en primer lugar, política. Hay una decisión de tener una unión política a cualquier costo. ¿Cuánto es cualquier costo? Todo lo que sea necesario. Si esa es la respuesta, es falso plantearnos si Grecia podrá aguantar, o si España corre riesgo de salir del euro. Se aguanta todo eso si hay voluntad política. Alemania ha dado señales de no querer seguir pagando el costo financiero de esa decisión. Por allí pasan los debates acerca de qué puede pasar. En el otro extremo están quienes pagan el costo de los ajustes surgidos de los acuerdos, o sea los países en problemas.

-¿Cuál es el límite que se pone la Unión Europea?

-No hay límites para salir de la crisis. Ya lo hizo Estados Unidos. La Reserva Federal dijo en su momento que inyectaría todo el dinero que sea necesario para que no quiebren los bancos y no suba la desocupación a niveles demasiado altos. Ya lo hicieron. Dos trillones de dólares fueron necesarios. Una muestra de que no hay límites, es una decisión política. El Banco Central Europeo puede emitir todo lo que sea necesario. Claro que hay riesgo inflacionario, pero ante una crisis muy grande, su importancia es muy relativa. No me atrevo a asegurar que un poco más de inflación en esta ocasión sea muy malo.

No digo que todos los problemas se superen con emisión del banco central, pero cuando tenemos una crisis como la de esos países, no hay objeciones para hacerlo. Los costos pueden ser mayores si no se actúa.



Desacople

-¿Usted afirma que la crisis en Europa quedará circunscripta a los países hoy afectados?

-Así es. Los sistemas bancarios de otras partes del mundo no tienen porqué contagiarse. Claro que si la crisis de esos países europeos trae una caída muy importante de sus economías, comienzan a importar menos y eso golpea por la vía comercial a los países exportadores, podemos tener algún problema en Uruguay porque compren menos lo que aquí se produce.

Pero no podemos hablar de que acá haya una crisis a causa del enorme déficit fiscal de Grecia, por ejemplo.

¿Qué significa hablar de un contagio externo? Quebró hace poco prácticamente todo el sistema bancario de Estados Unidos, pero no quebró ningún banco uruguayo, ni argentino. Podemos sentir los efectos de un socio comercial importante que está pasando problemas, pero no hubo una trasmisión de esa crisis a través de la banca. En Estados Unidos, ahora en Europa, siempre se tiende a querer globalizar los problemas que son de ellos.

Es una simplificación encadenar todos los hechos como si estuviéramos hablando de una crisis global. La caída de Lehman en Estados Unidos y lo que vino después, no provocó los problemas en Inglaterra. Fueron problemas generados por una alta exposición de dos de los bancos mayores. En Francia, lo de Societé Generale fue obra de un gran fraude, no de contagio.

En Irlanda, el problema inmobiliario era muy grande y el gobierno decidió respaldar todo lo que debían los bancos y el déficit fiscal se le escapó de las manos. La crisis de las hipotecas en Portugal es anterior a lo de Estados Unidos; el desastre en Grecia obedece a la falsificación de los números de las cuentas públicas. La banca en España ya mostraba síntomas negativos en 2005. Y así podemos seguir.

-¿Cómo observa la situación de Grecia?

-No siento ninguna piedad ante el problema por el que atraviesa Grecia. Está pagando los errores políticos de muchos años. Siempre tuvo un régimen democrático, la gente votó con los ojos absolutamente abiertos a dos partidos que apuntaron a comprar el voto con dinero; a través de jubilaciones muy buenas, decir siempre sí a los sindicatos, con un sector público absolutamente inflado. No podía tener otras consecuencias que éstas.

Los griegos tienen muy bien visto lo que ocurrió en Argentina y el choque que sigue a eso. Argentina abandonó el uno a uno con el dólar y lo que vino después es un claro ejemplo de lo que puede pasar si Grecia abandona el euro. Romper con la Unión Europea puede tener costos muy fuertes para los griegos, en todo sentido, más allá de los aspectos financieros.

Mi impresión es que Grecia no va a salirse del euro. El choque económico sería tremendo. Si Grecia devalúa, puede haber una inflación muy grande. El país no tiene producción agrícola significativa, tampoco petróleo, la industria manufacturera es incipiente, es un país de servicios que puede ganar con buenos precios para el turismo, pero el consumo general de los griegos se va a resentir por una suba generalizada de precios.


Al oriente del mundo

-¿En Asia están ajenos a todo lo que pasa en Europa y Estados Unidos?

-Parcialmente sí. Entre las economías asiáticas, la que crece muy bien es China. Sube su PIB a tasas muy altas, con inflación baja y un gobierno escasamente democrático, algo que no ignora ninguno de sus socios comerciales en el mundo.

Pero China tiene el peor mercado de acciones de Asia. Cayó 5% en lo que va del año.

Una paradoja: ¿cuál es el mercado accionario más atractivo del mundo hoy? Estados Unidos, con todos los problemas que tiene su economía, la bolsa subió 14%.

El comportamiento de la economía y el del mercado accionario no van para nada en línea. Los mercados accionarios no son irracionales, tampoco son casinos, pero la dinámica es muy diferente a la de la economía real. En China había incertidumbre acerca de los aspectos monetarios y cambiarios, con un enorme flujo de nuevas empresas que generó sobreoferta de acciones y también muchos problemas con respecto al manejo interno de ciertas compañías. Eso generó una atmósfera altamente negativa sobre la proyección de las acciones.

-¿Cuál es el mejor mercado accionario exceptuando a Estados Unidos?

-Filipinas da muy buenos resultados. También Tailandia; En cambio, las acciones en Hong Kong están muy mal. Por el retorno que da ese mercado, se pueden buscar otras opciones menos riesgosas. Se deben construir portafolios con varios mercados y la construcción de esos portafolios no es obvia, China no debe estar. Por otra parte, los bonos de países sudamericanos son una buena opción por su seguridad, aunque son caros y por tanto con rendimiento bajo. Una inversión muy atractiva es el dólar australiano, una moneda un poquito volátil pero con peso, con tasas de interés muy fuertes.


La lógica bursátil

-¿Cambió en algo el mundo de las finanzas después de los escándalos de los últimos años?

-No cambió nada. ¿Cuál fue la causa de la crisis en Estados Unidos? Los bancos prestaban dinero para viviendas, sin muchas garantías de recuperar lo invertido. ¿Dónde está la novedad? Eso ocurría antes y va a seguir ocurriendo. En la medida que hay más regulaciones podemos estar un poco más controlados, pero para hacer dinero hay que tomar riesgos y si todo está tan regulado, no habrá negocios ni inversión. Lo nuevo puede estar porque Estados Unidos nacionalizó la banca como salida de la crisis. Pero en materia de cambios, todo puede volver a ocurrir dentro de diez años.

-¿Las enormes pérdidas no sirvieron de lección a los inversores?

-Los inversores dicen que esto nunca les va a volver a suceder. Sostienen que no repetirán las mismas tonterías a la hora

de manejar sus inversiones. Pero las bajas utilidades de inversión actuales pueden llevar a buscar mejores rendimientos, con más audacia y más riesgo. Aparecerán nuevas operaciones que provocarán la avaricia de los inversores y tendremos un problema nuevamente.

-Últimamente han aparecido reiteradas referencias hacia la necesidad de buscar un mercado "más ético". ¿Las comparte?

-Acá no es un problema de ética ni apostar a que un cambio cultural traerá otras reglas de juego. Los límites deben estar en lo que marca la ley; yo conozco las regulaciones, lo que puedo hacer y lo que no con las inversiones de mis clientes y el banco me advierte que si hago lo que está prohibido, me despedirá y llamará a la policía. Listo. Yo puedo hacer algo que no esté correcto buscando un ingreso por encima de lo normal, pero después tendré que pagarlo. Es el libre juego, lo que hay que hacer es demostrar que el que se salga de la línea pagará el costo de hacerlo.

Por irresponsabilidad política, Estados Unidos tendrá crisis en enero

-A escasos meses de las elecciones, Estados Unidos no logra despegar. ¿Cómo observa este proceso?

-Lo veo con terror, por la irresponsabilidad del mundo político. Van a tener una crisis muy fuerte pero que es absolutamente previsible. Es el llamado abismo fiscal. A fin de año caen todos los cortes de impuestos que implementó George Bush en su último gobierno, y si no se renuevan esas medidas, el incremento tributario será muy alto, 30% promedio.

Barack Obama querrá mantener su postura de no renovar los recortes, pero no tiene mayoría en el Congreso. El año pasado tuvieron un momento de lucidez buscando generar acuerdos políticos para salir del atolladero presupuestal; se conformó un comité interpartidario para solucionar el problema fiscal estableciéndose que, en caso de no superar el problema, al primero de enero de 2013 se cortarían compulsivamente decenas de miles de millones de dólares, la mitad de los gastos sociales y de la defensa por los próximos once años, hasta que se elimine el déficit fiscal actual. No se pudo solucionar y el problema va a explotar ahora, excepto que el Congreso logre los acuerdos necesarios para salir de este gran lío.

Además, tengamos en cuenta que Obama ofreció mucho apoyo también a pequeñas empresas y personas afectadas por los préstamos hipotecarios, pero esto también termina el primero de enero.

-Todo detonará después de las elecciones?

-Así es. Si gana Obama, intentará que se renueven las medidas de apoyo social, pretenderá imponer una ley sobre el déficit fiscal para evitar una caída compulsiva de los gastos y que caduquen las medidas de Bush. Pero no tiene las mayorías necesarias. Además, el candidato a vicepresidente por el Partido Republicano Paul Ryan, es de extrema derecha en términos fiscales. Por lo tanto, hay nulas posibilidades de acuerdo con posturas tan radicalizadas. Tendremos un choque político muy fuerte.

Los políticos estadounidenses son totalmente irresponsables, este desbarajuste lo saben todos, pero nadie se mueve un centímetro porque esas posturas tienen que ver con la propuesta electoral. Los dos saben que van de frente hacia un choque seguro, pero hay que ganar votos.

-¿Cuáles serán los costos?

-Muchos. Quisiera mudarme de este planeta durante los meses de enero y febrero pues vamos a tener una crisis corta pero muy fuerte. Una caída importante de los mercados de acciones, junto con una baja del valor de los bonos y del dólar y una suba en las tasas de interés. Después lo arreglan todo políticamente, pero, ¿quién se hace cargo de los daños que provocan los locos que tensan la cuerda hasta ese extremo?

No es sencillo incorporar los bonos uruguayos en los portafolios

-¿El mercado es hoy más volátil que en otras épocas?

-Entiendo que sí. Se pueden ver altibajos de un día para otro. Los inversores hacen el dinero con trading, manejando posiciones cortas, entrando y saliendo continuamente, con enormes cantidades de dinero. Y eso vuelve más volátiles a los mercados. A eso hay que agregar otros condimentos al mundo de las acciones: el peso de las expectativas, temor, avaricia de los inversores, es una mezcla de todas esas cosas. Muchos profesionales podemos mirar los mismos números y llegar a conclusiones totalmente distintas. Todo cambia rápidamente.

-Si tiene que ofrecer a sus clientes invertir en títulos públicos uruguayos, ¿cuáles son sus argumentos?

-El punto alto para ofrecer a mis clientes un bono público uruguayo es que se trata de un país con alta calificación, con grado inversor y un riesgo país muy bajo. Pero el problema es que se trata de un mercado sumamente chico. ¿Hablamos de qué cantidades? Poco dinero. Los rendimientos no justifican entrar a un mercado que para muchos inversionistas es desconocido y con escaso margen. No vale la pena. No es fácil incorporar papeles públicos uruguayos en los portafolios de los grandes inversionistas del mundo.

-¿Qué opción representa Brasil?

-Brasil era muy atractivo, pero no ahora. Hay temor con el sistema bancario muy expuesto, las tasas de interés bajaron, el mercado de acciones es relativamente caro, pasó el tiempo en que Brasil era la chica linda del mercado de acciones.

-¿Qué lugar ocuparán las materias primas entre las opciones de inversión?

-Hay realidades distintas. Para los metales, los precios los manejan la demanda y la oferta. Hay una relación muy acotada y eso los hace más previsibles, con menos sorpresas.

En el caso de los alimentos, los precios se manejan solo por la oferta, porque la demanda mueve muy poco, a pesar de China. Por efectos del clima se pueden generar cambios muy rápidos, de mucha volatilidad.

En el caso del petróleo, el panorama ha ido cambiando de una manera muy importante. Si siguen las cosas como hasta ahora, en cinco años Estados Unidos va a ser autosuficiente, con los nuevos sistemas de producción petrolera y con el uso del gas. Si Estados Unidos sale del mercado comprador, los precios van a bajar, lo que no hace gracia a los productores sauditas.

Pero a mis clientes no les puedo hablar de cinco o diez años, les interesa saber qué va a pasar en tres meses. Y por ahora, les tengo que decir que no habrá mayores cambios.


Ficha técnica
Andrew Freris nació en Grecia en 1945 y se graduó en la London School of Economics. Durante más de 20 años se desempeñó como docente universitario en Gran Bretaña. Actualmente, está afincado en Hong Kong como Chief Investment Advisor para Asia en el BNP Paribas. Anteriormente, fue director del Departamento de Economía y Finanzas de la Universidad de esa ciudad y ocupó altos cargos corporativos vinculados a Asia en Salomon Brothers y Bank of America.

Fuente: Economía y Mercado, El País
Fecha
20/Sep/2012
Destacado
Empresarios extranjeros invirtieron más de US$ 2.000 millones por año en Uruguay en la última década

Empresarios extranjeros invirtieron más de US$ 2.000 millones por año en Uruguay en la última década

Gracias al entorno favorable para la inversión y al buen desempeño macroeconómico de los últimos años, Uruguay se ha posicionado como un destino confiable y atractivo para los inversores extranjeros. ...

Destacado
Ley de inclusión financiera

Ley de inclusión financiera

ACCESO DE LA POBLACIÓN A SERVICIOS FINANCIEROS Y PROMOCIÓN DEL USO DE MEDIOS DE PAGO ELECTRÓNICOS

Destacado
Opciones en infraestructura

Opciones en infraestructura

Clima inversor en el país pese a la desaceleración

Info
Negocios Inmobiliarios
Tel (598) 262 87 627 Llamar
Celular (598) 99297235 Llamar
Horario Lun. a Vie. 9:00 a 18:00 hs
Dirección 26 de Marzo 3393 of. 201 (Pocitos) Montevideo - Uruguay mapa

Boletín Inmobiliario

Enviar por email
Email Mensaje